¡Hola! Mi nombre es Jorge y soy un gonfoterio, también conocido como mastodonte, caminé por las tierras de Colombia hace 16.000 años y hoy en día resido en el Museo Geológico Nacional “José Royo y Gómez”.

Te doy la bienvenida a mi blog, en el que quiero compartirte anécdotas de mi vida en el Museo, un lugar tranquilo, cálido y en el que me siento cuidado, protegido y valorado.

Aquí en el Museo no estoy solo, mis roomates son otros fósiles, unas simpáticas rocas y unos bellos minerales, es un ambiente muy amigable. A todos nos cuidan las personas que trabajan en el equipo de Gestión de Colecciones del Museo.

Siempre estamos escuchando cómo trabajan, así he aprendido mucho sobre la forma en que nos protegen y conservan porque hacemos parte de las colecciones del Museo. Estas personas buscan que estemos en las mejores condiciones para que así nos puedas conocer tu también si vienes a visitarnos o si eres un investigador y quieres estudiarnos.

Ellos realizan varios procesos y actividades especiales, pensadas muy detalladamente para nuestro cuidado, en las próximas entradas a mi blog te contaré lo que he aprendido sobre la gestión de colecciones, pues llevo ya muchos años tomando nota de lo que realizan en el Museo Geológico Nacional “José Royo y Gómez”.


En este componente el equipo del Museo establece los criterios, requisitos, procedimientos y lineamientos para el incremento de colecciones, o como diríamos con mis amigos, para el crecimiento de nuestra comunidad.

Aquí el equipo determina la forma en que entran y salen piezas de las colecciones que habitamos este lugar. Pueden llegar piezas que se quedan definitivamente en el Museo en casos como donaciones, traspasos, excavaciones, etc. Pero también hay situaciones en las que las piezas sólo están de paso como en​​ préstamos o ingresos temporales a los laboratorios.

Cualquiera de estas acciones deben ser autorizadas por la mesa técnica del Museo Geológico Nacional “José Royo y Gómez”, son ellos quienes deciden cuáles serán los nuevos compañeros que habitarán este espacio y quienes vivirán en otro lugar. Lo deciden acorde a la singularidad de la pieza, valoración e importancia para el crecimiento de la colección.

Muchos de nosotros llegamos por colectas o excavaciones durante comisiones o salidas de campo, es decir, cuando nos encuentran en la tierra. Estas excavaciones deben ser previamente autorizadas por el Servicio Geológico Colombiano y nos trasladan al Museo siempre y cuando sea pertinente conservarnos.

También debo añadir que el Museo Geológico Nacional “José Royo y Gómez” del Servicio Geológico Colombiano es la única entidad autorizada para realizar estos procesos con piezas como yo, es decir, paleontológicas. Esto incluso se establece en un documento oficial: Decreto 1353 de 2018.

Así se ve cuando nos encuentran y nos traen al Museo:


Para mantener en orden a todos los que habitamos en el Museo, que por cierto somos muchos, pues somos más de 27.000, el equipo de gestión de colecciones tiene la responsabilidad de garantizar una documentación completa, actualizada y accesible de las piezas que conformamos las colecciones. Por ejemplo, mis documentos describen dónde me encontraron, mi número de identificación, quién me colectó y otros datos que permiten entender cuál es mi valor científico y por qué es importante que yo esté en el Museo.

La meta del equipo es mantener siempre actualizada esta información, ya que esto permite saber qué hay en el Museo, dónde está y cómo está, para así mantener la historia y trazabilidad de los movimientos de las piezas, es decir, les permite saber si nos mueven para limpiarnos, nos prestan o nos cambian de sitio.

Esto implica un adecuado proceso de inventario y registro, ya que teniendo mis documentos en orden se puede hacer control de mis movimientos, me pueden exponer en el Museo o me pueden utilizar para investigaciones. De esta manera, si me trasladan en alguno de esos casos, no se me pierde una pata por el camino.

Para realizar este proceso de manera adecuada, en el 2018 el equipo comenzó a utilizar la herramienta Colecciones Colombianas, creada por el Museo Nacional de Colombia en el Programa Fortalecimiento de Museos. La única entidad que puede hacer entrega del programa informático es el Museo Nacional de Colombia, con quienes te puedes contactar al correo electrónico: simco@museonacional.gov.co, si requieres más información sobre Colecciones Colombianas.

Así se ve el proceso de documentación:


Gracias a los cuidados y a la organización en el Museo, los humanos han podido estudiarme y también a mis roomates para conocer más sobre la historia de la Tierra y la vida en el pasado.

En el Museo se determinaron unas recomendaciones que deben cumplir las personas que quieran conocernos de cerca. Estas condiciones se exigen con el fin de cuidarnos, para que todas las piezas retornemos a nuestro espacio tal y como salimos de él. Y así más estudiantes, profesores e investigadores podrán acceder a las piezas, ya sea para consultas de manera presencial o mediante préstamos a instituciones con fines académicos y/o científicos.

Si te interesa, puedes solicitar una consulta de colecciones, solo debes seguir los siguientes pasos para acceder a este servicio:

- Diligenciar el formulario para solicitar la consulta en este link: Reserva tu consulta de colecciones o realizar la solicitud mediante el correo electrónico: museo@sgc.gov.co

- Posteriormente, recibirás un correo electrónico con las posibles fechas, hora disponibles y la viabilidad de realizar la consulta. Ten presente que algunos especímenes no se pueden consultar por su estado de fragilidad.

- Si no asistes a la cita programada o si no llegas en el horario establecido, debes volver a programar la visita.

- Recuerda llevar los elementos de protección personal: bata, guantes de nitrilo, gafas y tapabocas.

- Recuerda también llevar tus elementos de trabajo: libreta, lapiz, lapicero, reglas, escalas, etc.

- Si no llevas todos los elementos requeridos no podrás acceder a la consulta, ya que el Museo no puede proporcionarlos por ser de uso personal.

- Una vez en el Museo con todos los elementos requeridos, el personal encargado te designará el lugar adecuado para la consulta de la pieza o piezas acordadas al solicitar la consulta.

- Al terminar debes diligenciar los formatos que te brindará el personal encargado.

Mira cómo son las consultas de colecciones en el Museo:


El último proceso sobre el que les quiero hablar está relacionado con la forma en que nos protegen para que contemos con un excelente estado de conservación y así poder habitar el Museo muchos años más. De manera que las piezas podamos aportar a las nuevas investigaciones que se realicen sobre geología y también que el público pueda visitarnos en el Museo y saber más de nosotros.

Para esto el equipo implementa el Plan de Conservación Preventiva, un documento con acciones y programas específicos de acuerdo a nuestras necesidades de conservación y cuidado, en el que se involucran los grupos de trabajo como el personal de mantenimiento y los servicios generales que apoyan estas labores.

Estos programas son los de:
1) Inspección y mantenimiento de instalaciones físicas. 2) Control medioambiental. 3) Control de factores antropogénicos. 4) Diagnóstico de las colecciones. 5) Implementación de buenas prácticas. 6) Sistematización de la información. 7) Gestión de riesgos en las colecciones.

Cada uno de ellos cuenta con actividades que velan por nuestra conservación y por la implementación de buenas prácticas en cuanto al acceso, manipulación, limpieza, exhibición, embalaje y almacenamiento.

Ten en cuenta que ningún visitante o investigador puede realizar intervenciones a las piezas de las colecciones del Museo y que de hacerlo puede tener implicaciones legales por el daño de un bien público.

En caso de tener inquietudes acerca de cómo realizar la conservación de las piezas geológicas o paleontológicas de tu entidad por favor escribenos al correo electrónico: patrimonio@sgc.gov.co

Y es así, que todas y cada una de las piezas que hacemos parte del Museo vivimos siendo cuidadas y protegidas por el equipo de gestión de colecciones. Estas personas no solo han buscado las mejores prácticas para que nuestra utilidad en la ciencia sea aprovechada, sino que nuestra permanencia en el Museo le permite a la sociedad acercarse a las geociencias.

Mira cómo nos limpian y nos cuidan en el Museo: